El arte invade las calles de Jackson Heights

publicado en: Arte, La hora del cuento | 0

art-jackson-heights-3

En el marco de la celebración del festival “Viva la comida”, que se celebró el pasado 17 de septiembre en Jackson Heights, el Centro Cultural Barco de Papel se unió al festival con una propuesta de arte visual. En Identidad Cultural a través de los Objetos Cotidianos los artistas y las personas de la comunidad intervinieron objetos que todos usamos cada día para hacerlos más suyos.

La idea: dejar nuestra huella en nuestros objetos, y a la vez, en nuestro barrio.

Cuatro artistas transformaron con su arte objetos que todos usamos. Joyce Sánchez intervino un armario, Joe León una mesa, Arid Orozco un espejo y Alejandro Condo dos maletas.

Arid Orozco
Arid Orozco
Alejandro Condo
Alejandro Condo

“No necesitamos comprar siempre todo”, comentaba Joyce Sánchez, una de las artistas que participio en la propuesta, mientras pintaba un armario con colores suaves, un armario que podría ser de cualquiera de nosotros. Un espectador preguntó si el armario lo había traído directamente ella de su casa. Parecía un armario de verdad, de aspecto clásico y un poco vintage, con ropa a dentro doblada. “Muy bien ordenada la ropa, el mío está mucho más desordenado”, comentaba otro espectador sorprendido.

joyce-sanchez-jackson-heights
Joyce Sánchez

 

Hubo también un armario y diferentes pequeños objetos que podían ser intervenidos por miembros de la comunidad. A medida que la tarde iba pasando más personas se animaron, junto a los artistas, a expresar su arte en el armario comunitario y en los pequeños objetos como una tostadora, una maleta y pequeñas cajas. Las niñas y niños pequeños se animaron en seguida a pintar y expresar su arte.

 

La calle se transformó en un taller creativo donde personas de la comunidad pudieron intervenir en el barrio en el que viven. “Vivimos tan absortos en el modo supervivencia que nos olvidamos que somos artistas y que las cosas nos pertenecen, que es nuestro barrio y que podemos dejar nuestra huella”, comentaba una de las participantes mientras dibujaba unos ojos tristes en una esquina del armario.

Para el artista Joe León esta era la primera vez que salía del taller y creaba su arte en la calle: “Uno de los artistas y yo concordamos que sería una experiencia muy grata que nos daba la oportunidad de llevar el estudio del artista en la calle y así poder interactuar con los transeúntes, liberando la elaboración artística de la soledad que encierra cuatro paredes.”

Su experiencia fue muy satisfactoria: “No es como las exposiciones en una galería, esto es algo totalmente diferente, rompe con cualquier protocolo, terminé muy contento.”

José León
José León

La artista Joyce Sánchez explicaba que actualmente más de la mitad de los residentes de Jackson Heights y Elmhurst alquilan sus casa, lo que crea un clima de transición en el barrio y por lo tanto un desinterés en decorar los alrededores. La propuesta quería animar a las personas a dejar su huella en el barrio, en los objetos que ellos usan y en recordad lo importante que es el arte en la vida de las personas y en el concepto de poseer algo, de sentirlo de uno.

Muchas personas, adultos y principalmente niños, se animaron a expresar. Se creó un clima de comunidad, arte y creación espontanea. Una de las niñas participantes comentaba que se lo había pasado muy bien y preguntaba si esto pasaba cada semana.

La creación libre no tiene limites. Des de un espejo azul, con un corazón de rosas en el centro, hasta una maleta con el skyline de Nueva York, pasando por una mesa con cuadros geométricos verdes y un armario con una llama, un cuerpo de mujer y tonos pálidos difuminados.

 

En el armario que la comunidad intervino se creo un collage muy interesante. Alguien escribió: “Nadie te puede robar tu alegría”. Hubo alegría. Y mucho arte. Y una declaración de intenciones: el barrio pertenece a la comunidad.

taller-callejero

 

arte-colectivo-jackson-heights

 

 

 

Dejar una opinión